(01 800) 030 0070 | (661) 612 9090 | US: (877) 606 0022 info@serenacare.net

Cuando una hábil asistente del hogar, que hace las funciones de cuidadora puede arruinar una vida de quien usted ama

Hace poco más de un año, nos llamó el hijo del Sr. Thompson quien vivía en California; en sus primeras palabras al teléfono se escuchaba muy preocupado por la salud de su padre, quien era residente de Rosarito y se negaba a regresar a Estados Unidos para ser cuidado.

David, un agente inmobiliario de 42 años con familia propia, batalló para venir a Rosarito y enfrentar a la mujer que ayudaba en las labores en casa de su papá. Ella junto con su esposo e hijos, habían estado aprovechando la precaria situación de salud de su papá para solicitarle dinero a David y pagar un supuesto tratamiento, pero no era así. El Sr. Thompson tenía múltiples escaras por el mal cuidado y mal trato alimenticio y emocional.

La asistencia lejanamente profesional de esta persona, resultó en un recibo de gastos ficticio de más de $25,000 dólares y una admisión de emergencia al hospital local. La salud de su padre era tan crítica que su pierna tuvo que ser amputada debido al descuido de la Diabetes que padecía. No lo alimentaban correctamente, no le proporcionaban su medicamento de manera regular, tampoco le prestaban mucha atención y en su lugar, la familia completa de la empleada doméstica estaba viviendo de la pensión e ingresos económicos del Sr. Thompson, como para ser calificado de abuso y negligencia.

El hospital no fue capaz de controlarle la infección y su diagnosis fue de amputarle la pierna parcialmente, hasta hacerle una segunda amputación de pierna completa.

Después que David se enteró lo sucedido, llamó a Serena y nos encargamos de admitirlo inmediatamente.
La segregación de su papá y nula interacción con otra gente era tal, que hasta temía hablar con el equipo de enfermeros en SerenaCenter durante los primeros días, pero el buen trato, alimentación, la dignidad y cariño que le dimos en Serena, contribuyó enormemente a recuperar gran parte de su salud durante la primera semana.

Ha pasado más de un año desde su arribo, la recuperación ha sido lenta pero nos complace saber que está a punto de cumplir 79 años de edad el próximo mes y presenta una mejoría significativa.

Este es otro terrible ejemplo de descuido y maltrato que pudo ser prevenido con personal profesional de cuidados. No permita que esto le pase; siempre asegúrese de contar con el personal certificado para el cuidado de su ser querido. No deje en manos de cualquier persona la vida de quien ama.

%d bloggers like this: